REFUERZAN SEGURIDAD EN PUENTES INTERNACIONALES…

Ante la desesperación de grupos de migrantes que han intentado cruzar por los puentes internacionales, agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos reforzaron la seguridad en las áreas del cruce vehicular.

En el puente Córdova-Américas, los elementos formaron un “cuello de botella” al dejar sólo dos de los cuatro carriles abiertos en la joroba, justo donde comienza el territorio estadounidense.

El carril de Ready Lane, en la extrema izquierda, fue cerrado con alambre de púas, y el de extrema derecha permanece bloqueado desde hace semanas con barricadas de cemento y alambre de púas, mientras que el tráfico en los dos carriles centrales fue controlado por dos agentes con cierres parciales que provocaron horas de espera, según uno de los usuarios entrevistados mientras esperaba que lo dejaran cruzar.

En el sentido de El Paso a Juárez, también fue colocada una patrulla de CBP, al igual que en el puente Zaragoza-Ysleta, donde la unidad colocada junto a las barricadas de cemento con alambres de púas que fueron instalados hace unas semanas, dejó sólo un carril libre para la circulación de los automovilistas.

De manera extraoficial un agente estadounidense explicó que los nuevos controles de seguridad se instalaron luego de que pequeños grupos de migrantes han intentado cruzar por la fuerza por las áreas vehiculares de los puentes internacionales para solicitar el asilo político.

El objetivo, además de resguardar la entrada a su país, es mantener despejados los límites entre los dos países, por lo que ayer el flujo vehicular era bloqueado hasta que la línea de lado estadounidense bajaba a casi un cuarto de puente y luego era abierto nuevamente hasta antes de llegar a la joroba.

Un migrante en la iglesia San Juan Apóstol y Evangelista, ubicada en la colonia Infonavit Jarudo, dijo que un grupo de personas que se encontraban albergadas ahí decidió salir para cruzar por el conocido “Puente Libre”, ante la desesperación de permanecer semanas en Juárez.

Un migrante cubano que acudió ayer al mismo puente ubicado en la zona de El Chamizal “para ver cómo estaban las cosas”, dijo también que la desesperación y el temor de que de pronto el presidente Donald Trump cierre la frontera los está obligando a tratar de ingresar por las áreas de vehículos de los puentes.

“No queremos quedarnos en México si cierran la frontera, hemos pasado muchas cosas, yo vendí todo lo que tenía para salir de Cuba, pasar la selva de Panamá fue muy difícil (…) he pasado hambre, frío, y no quiero quedarme acá”, argumentó el isleño unas horas antes de que otro grupo de migrantes fuera detenido por agentes de CBP en el puente Zaragoza-Ysleta.

De acuerdo con el pastor Juan Fierro, de la iglesia metodista El Buen Pastor, hasta ayer había aproximadamente 3 mil 540 migrantes en Ciudad Juárez, en espera de ser llamados por CBP para solicitar el asilo político en Estados Unidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *