RECLAMA CIUDADANÍA POR HERENCIA

RE

 

La vida de Iram Aguilar dio un giro inesperado al estar encarcelado, en espera de ser deportado, ya que el consejo de un preso lo llevó a consultar a una firma de abogados que lo ayudó a reclamar su ciudadanía estadunidense el viernes pasado.

Aguilar nació en Ojinaga, Chihuahua, pero obtuvo la residencia legal por parte de sus padres, que lo llevaron a vivir a Odessa, Texas en su niñez.

Sin embargo, tras ser detenido y procesado por cargos criminales se le retiró su residencia legal en el año 2012, fue deportado, y se le dijo que no podría volver nunca al país, y tras regresar sin documentos al país fue aprehendido y se le acusó en Corte de “reingreso ilegal”.

“Si él hubiera sabido que era ciudadano estadunidense, simplemente todo esto no habría pasado”, dijo la abogada Jeanne Morales, quien llevó el caso de Aguilar a la Corte, amparándose en la ciudadanía estadunidense de su representado.

“Un ciudadano estadunidense no puede violar una ley que específicamente indica que solamente los extranjeros pueden romper”, sostuvo la abogada.

La dicha que mostró Iram Aguilar el pasado viernes al recibir su certificado de ciudadanía, fue diametralmente opuesta cuando purgó 48 meses en prisión por el reingreso ilegal, hasta que siguió el consejo de su compañero de cárcel y su familia contactó a su nueva abogada.

“Este compañero me dijo que ya lo habían deportado en 4 ocasiones, pero que antes de que lo metieran de nuevo en la cárcel fue con la abogada Morales ”, sostuvo.

Aguilar cumplió su condena en centros de detención de Louisiana, Carolina del Sur y Texas, antes de tener un nuevo defensor, que le trajo buenas noticias justo antes de ser liberado.

“La trabajadora social que llevaba mi caso me llamó 2 semanas antes de cumplir mi condena y me pidió la dirección a donde viviría al ser liberado, yo le dije, ‘será una dirección en México porque me van a deportar’, pero ella me dijo que la orden del ICE de retenerme ya había sido quitada de mi expediente”, señaló.

“El abuelo de Iram Aguilar era ciudadano estadunidense, y él fue quien le brindó la residencia a sus hijos y sus nietos”, dijo por su parte Luis Esparza, asistente legal de la firma de Jeanne Morales.

“El caso se resolvió una vez que descubrimos que su abuelo paterno era ciudadano, y por tanto él podía reclamar legalmente su ciudadanía por herencia, por lo que los cargos de reingreso ilegal se desecharon”, sostuvo Esparza.

Ahora Iram Aguilar está de nuevo con su familia, cerca de sus 4 hijos, y en condiciones de obtener un pasaporte, una licencia de conducir, tras participar en una ceremonia junto a otros 27 ciudadanos estadunidenses, en las instalaciones del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos de El Paso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *