CRECE LISTA DE PRESUNTOS NO CIUDADANOS EN EL ESTADO DE TEXAS

Austin— La lista de errores, cometidos por la Secretaría de Estado de Texas durante la revisión de las listas de votantes –para detectar a presuntos no ciudadanos–, creció nuevamente el lunes, cuando la dependencia agregó inadvertidamente a más personas a su ya de por sí defectuosa lista de votantes marcados para verificar su ciudadanía.

Tras echarle la culpa a un proveedor de servicios por la confusión, un portavoz de la Secretaría de Estado confirmó que se enviaron nuevos nombres a ciertos condados para una posible investigación debido a un error técnico. La falla ocurrió mientras los funcionarios electorales del Estado analizaban nuevos datos del Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS).

Al igual que con la revisión inicial de los datos de años anteriores, el secretario de Estado obtuvo una lista de las personas que habían visitado las oficinas del DPS –donde se expiden licencias e identificaciones oficiales– durante enero y febrero sin ser ciudadanos de EU. 

El objetivo era hacer coincidir esos nombres con los individuos en las listas de votantes del estado y, finalmente, enviar el listado con los nombres en duda a los condados, para posibles investigaciones.

Pero la Secretaría de Estado no estaba lista para enviar esas listas cuando algunos condados las recibieron el lunes.

“Al igual que les dijimos a los condados y al tribunal la semana pasada, este proceso de mantenimiento de la lista aún está en pausa”, dijo el portavoz de la oficina, Sam Taylor. “Los datos de prueba que algunos condados recibieron por error hoy más temprano fueron el resultado de un problema con nuestro proveedor, que inmediatamente abordamos con nuestro proveedor y los condados”.

Ese fallo fue el más reciente en las seis semanas de errores cometidos desde que la oficina del secretario de Estado envió listas de casi 100 mil supuestos no ciudadanos a los registros de votantes locales y a la oficina del fiscal general. Desde entonces, los funcionarios estatales han reconocido que alrededor de 12 mil 800 de esas personas no deberían haber estado en la lista porque habían demostrado su ciudadanía cuando se registraron para votar en las oficinas estatales. Más de 12 mil fueron incluidos erróneamente debido a una falta de comunicación entre las agencias estatales.

Junto con la probabilidad de que los ciudadanos naturalizados sean eliminados en la revisión, esos errores han amenazado la permanencia del secretario de Estado David Whitley, quien enfrenta un camino incierto en el Senado de Texas para su confirmación, luego de ser nombrado en el cargo en diciembre por el gobernador republicano Greg Abbott.

Los errores del Estado fueron parte del motivo por el cual un juez federal decidió bloquear temporalmente a los condados para que no depuren a los votantes como parte de la revisión. Y en medio de la debacle, la oficina del secretario de Estado indicó que estaba retrasando sus planes para enviar a los condados listas mensuales de más votantes cuya ciudadanía debería ser revisada.

El plan original era enviar a los condados listas más actualizadas mensualmente con la intención de dar cuenta de las personas que pueden haberse convertido en ciudadanos naturalizados más recientemente. Pero los funcionarios estatales admitieron que necesitaban refinar sus datos antes de seguir adelante.

No está claro cuántos texanos fueron marcados el lunes o cuántos condados recibieron los datos adicionales.

Los ciudadanos naturalizados y los grupos de derechos civiles están demandando al Estado al reclamar que la revisión es inconstitucional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *