ALBERGARÁ EL PASO HASTA 800 SOLICITANTES DE ASILO

 

El Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos planea construir un centro masivo de procesamiento para migrantes en esta ciudad para reducir el tiempo que las familias pasan en pequeñas celdas de detención después que son aprehendidas en la frontera suroeste, según dio a conocer este jueves la representante demócrata Verónica Escobar de Texas.

Escobar comentó que las instalaciones podrían albergar a unas 800 personas al mismo tiempo y podría abrir sus puertas en esta primavera.

El nuevo centro de procesamiento de El Paso podría ser la primera respuesta importante a la administración Trump y hacer un llamado para que se lleve a cabo una reforma a las prácticas obsoletas que hay en los centros de inmigración de la frontera, y solucionar las inquietudes acerca de la manera en que las familias que buscan a los agentes de la Patrulla Fronteriza para solicitar asilo son mantenidas bajo custodia.

Esas familias que cruzan la frontera entre EU y México han sido detenidas por días en pequeñas celdas que fueron diseñadas hace décadas para albergar a hombres mexicanos solos durante cortos períodos después que eran aprehendidos tratando de introducirse al país.

El llamado para que haya nuevas instalaciones para manejar a las familias, que actualmente representan a la mayoría de las personas aprehendidas en la frontera, lo cual se intensificó después que dos niños guatemaltecos murieron en diciembre mientras se encontraban bajo la custodia de agentes de Estados Unidos en el sector de El Paso.

“Desde hace tiempo son obsoletas”, comentó Escobar, quien trajo a varios legisladores demócratas a El Paso en las últimas semanas para que vieran las condiciones en que se encuentran las celdas de detención.

Comentó que el comisionado del CBP Kevin McAleenan, le comunicó sus planes la semana pasada.

“El gobierno ha estado enterado desde hace casi cinco años que cada vez hay menos y menos hombres mexicanos solos que cruzan nuestra frontera y cada vez hay más familias centroamericanas y menores no acompañados que están huyendo de Centroamérica”.

Oficiales del CBP no respondieron a las solicitudes que se les hicieron este jueves para que comentaran sobre los planes del centro de procesamiento.

La Administración de Servicios Generales publicó el 7 de febrero una solicitud para construir unas instalaciones con superficie de 250 mil pies cuadrados en la parte oeste de El Paso.

El término de arrendamiento podría ser de cinco a 10 años, con una agencia gubernamental no especificada que la ocuparía para el 15 de abril.

Rubén García, director de la Casa de la Anunciación, una organización no lucrativa que ayuda a los migrantes después que son liberados de la custodia federal, comentó que las familias han comentado recientemente que han sido detenidas durante una semana o más en pequeñas celdas que esas personas llaman “hieleras”.

García recibió con beneplácito el plan para el nuevo centro de procesamiento.

“Hubo gente que me dijo que pasaron ocho, nueve o 10 días en las celdas”, dijo García. “Lo que eso me dice es que el CBP no tiene el personal para procesar a esas familias lo suficientemente rápido, así que, el número de días que pasan en esas celdas se va haciendo más lento. Después que murieron dos niños, hubo un esfuerzo concertado para tratar de no mantener a esas personas en esas celdas por cuestiones de salud”.

El número de familias que son aprehendidas después de cruzar por El Paso, que incluye a todo Nuevo México, ha aumentado considerablemente desde el mes de octubre.

De octubre a enero, los primeros cuatro meses del año fiscal del 2019, 25 mil 710 integrantes de familias han sido aprehendidos por los agentes de El Paso, comparado con los 12 mil 312 que se detuvieron durante todo el año fiscal del 2018 y 8 mil 609 en el año fiscal del 2017, de acuerdo a las estadísticas del CBP.

Es muy probable que las instalaciones sean rentadas como un centro de procesamiento, anteriormente fue utilizado como centro de manufactura Hoover, el cual cerró en el 2014, según dijo Escobar.

El edificio, que tiene una superficie de 478 mil pies cuadrados, se ubica en un área de 33 acres justo al salir de la Interestatal 10 en el oeste de El Paso.

La propuesta de financiamiento para el acuerdo fronterizo anunciado en esta semana en Washington incluye 190 millones de dólares para el nuevo centro de procesamiento de El Paso, agregó, aunque dijo que no está claro si esas instalaciones estarian en el mismo lugar que el CBP planea rentar.

La administración Trump ha dicho que El Paso será la siguiente área para establecer sus “Protocolos de Protección a los Migrantes”, una política que podría requerir que las personas que buscan asilo permanezcan en México mientras sus casos de asilo son escuchados en las cortes de Estados Unidos.

La política fue implementada a una pequeña escala en el área de San Ysidro y Tijuana. No se sabe por qué razón el CBP podría abrir un centro grande de procesamiento en El Paso si pretende regresar a México a las personas que buscan asilo.

Este jueves, funcionarios mexicanos confirmaron que el ambicioso programa de la administración Trump para mantener a las personas que buscan asilo esperando al otro lado de la frontera se había ampliado para incluir a los niños.

El Instituto de Migración de México, dio a conocer que 10 niños habían sido regresados este jueves, formando parte de un grupo que también incluyó a 53 adultos.

Tres de los menores tienen menos de 6 años, según dijo el Instituto a través de un comunicado.

El mes pasado, la administración Trump empezó a regresar a México a personas que solicitan asilo para que esperen el proceso de la corte, algo que podría tomar meses o hasta años.

La medida es un esfuerzo para detener la ola de migración de centroamericanos que solicitan protección en las cortes de Estados Unidos.

Oficiales de Seguridad Interna dijeron que muchas de las peticiones son engañosas, aunque los defensores de los migrantes hacen notar que están huyendo de países que están plagados de violencia.

Tonatiuh Guillén, comisionado de inmigración de México, inicialmente comentó que el programa, también conocido como “Permanezcan en México” sólo involucraría a adultos y un cruce fronterizo en California.

El comunicado no explica el cambio, diciendo únicamente que las personas que buscan asilo fueron aceptados de nuevo en México por “razones humanitarias”.

Abogados de inmigración y activistas que están a favor de los derechos humanos han protestado porque la nueva política dejará a esas personas esperando por largos períodos en ciudades fronterizas en donde hay mucha violencia.

Este jueves, la Unión Americana de Libertades Civiles, (ACLU), entabló una demanda que desafía esa política.

“La administración Trump está regresando a fuerzas a México a las personas que solicitan asilo”, comentó Judy Rabinovitz, subdirectora del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de ACLU.

“Una vez más, la administración está quebrantando la ley con el fin de frenar a las personas que tratan de buscar seguridad en Estados Unidos”.

La demanda fue entablada en una corte federal en San Francisco. Otras demandas incluyen al Centro Legal de Pobreza en el Sur y el Centro de Estudios de Género y Refugiados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *